Hasta siempre Duquesa

Recibo de madrugada desde México la triste noticia del adiós de la duquesa de Alba. Fue un honor conocerla, poder recibirla para un merecido homenaje en nuestro centro de Vitalia Ferraz -muy pocos días antes de su última boda por cierto- y acompañarla en esa jornada, junto al exalcalde de Madrid, Álvarez del Manzano, en un emotivo acto donde estuvo rodeada de personas sencillas que mostraron su admiración por quien ha sido todo un símbolo de la nobleza española y a quien, siendo mujer y grande de España, siempre supo ponerse el mundo por montera.

Duquesa

Si algo supo ser Cayetana Fitz-James Stuart y de Silva es una mujer libre. Adelantada a su tiempo y al momento histórico que le tocó vivir. A nadie he conocido como a ella  que supiera envejecer sin complejos, sin miedo al qué dirán y dispuesta a vivir cómo y con quién quería hasta el último momento de su vida. Admirable. Porque, pese a lo que pueda padecer de alguien de su patrimonio y condición, fue también una mujer generosa y solidaria y tan auténtica, que supo representar, aún sin proponerlo, el mejor ejemplo del envejecimiento activo.

 

Con su despedida de este mundo, la duquesa de Alba deja un vacío histórico y personal que ya nadie podrá llenar. Quedará para siempre en mi memoria su intensa mirada de mujer sabia – a sus entonces 85 años- su sonrisa pícara y su alma eternamente joven. Fue un placer y un honor conocerla. Descanse en paz duquesa.

 

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *