Los consejos para el verano de Catalina Hoffmann

Decálogo de buenas prácticas en Vitalia para que los mayores disfruten de la época estival

Iniciamos esta semana una serie sobre consejos semanales de Catalina Hoffmann a los mayores en la etapa estival. Comenzamos, siempre en base a sus investigaciones a través del Método Hoffmann, con recomendaciones para que los senior disfruten de un buen verano y puedan superar las subidas de las temperaturas y golpes de calor.

Decálogo para el verano

  1. Comer con moderación: Consumir preferentemente frutas y verduras. Bajar el consumo de proteínas. Asimismo es mejor comer más veces en el día pero menos cantidad.
  1. Abundante hidratación: En el verano el cuerpo transpira más para lograr enfriarse y mantener una temperatura adecuada, por lo que debe reponerse el líquido perdido. Más cuidado se debe tener si se toma medicamentos de tipo diurético o hipertensores y considerando que en un normal proceso de envejecimiento disminuye la sensación de
    sed dado que el hipotálamo -área del cerebro que produce hormonas que controlan la sed, el hambre, la temperatura corporal- ya no funciona como antes.
  1. No consumir Alcohol: El alcohol da más sed y deshidrata.
  1. Poco o nada de sal: Las personas normotensas tienen que consumir sal en forma moderada; y las hipertensas, nada.
  1. Cuidado con la exposición al Sol: Se debe evitar la exposición a los rayos solares entre las 11 y 17 horas. También se debe usar un factor de protección elevado, un gorro y ropa amplia, suelta, para dejar que el cuerpo se enfríe y de colores claros – preferentemente blanco-. Asimismo, al aire libre recomienda estar debajo de las hojas de los árboles o plantas, ya que es lo único eficaz a los rayos ultravioletas.
  1. Evitar los cambios bruscos de temperatura: Permanecer en lugares frescos y a la sombra. Mantener la casa fresca. No mantenerse en habitaciones con el aire acondicionado en temperaturas excesivamente bajas, preferentemente usarlo entre 22 y 24 grados.
  1. Prevenir el golpe de calor y la insolación: Los síntomas son parecidos: náuseas, vómitos y desmayos. La insolación se debe a una exposición directa al sol, y por efecto directo de las radiaciones solares causa deshidratación, lesiones en el cerebro, microhemorragias. Y el golpe de calor se debe por estar en un ambiente -no es necesario haber estado bajo el sol- con mucho calor, lo que provoca deshidratación e hipertemia.
  2. Cuidar la presión arterial: Tanto alta como baja, porque ambas aumentan el riesgo de caídas y las consecuentes fracturas -mayormente de cadera-.
  3. Controlar que no se hinchen los tobillos: La forma más fácil de controlarlo es mirar si al sacar la media queda un surco en la pantorrilla y frente a esta situación ir al geriatra.
  1. Disfrutar de la compañía de los seres queridos, pero en la sombra

Esta subida rápida de las temperaturas en ciudades como Sevilla hace que probablemente nos encontremos con un cansancio importante, con sofocos e incluso con insomnio pero, los síntomas que el calor provoca en los mayores, es mucho más significativo que en el resto de la población, siendo fundamental que se tomen en serio unas recomendaciones sencillas que facilitarán que el verano sea una etapa de esparcimiento y alegría.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *