Pasa la vida

Estas dos últimas semanas he entendido más que nunca a nuestros mayores cuando nos hablan del pasado y nos insisten en que vivamos cada minuto, que la vida pasa muy deprisa.

 

Desde mi último blog, cuando me entero al llegar de Brasil a Barajas de la abdicación del Rey Juan Carlos I, hasta ahora, han ocurrido tantas cosas, tan intensas, que necesito poder trasmitirlas y expresaros mis sensaciones.

 

El 19 de junio tuve el inmenso honor de participar en la recepción del Palacio Real, y besamanos correspondiente, a los nuevos Reyes de España. Participar, junto a otras casi 3.000 personas, en un acto histórico tan importante, me llenó de orgullo. Pensé en mis mayores, en mi familia –sobre todo mi madre-, en mi equipo que me acompaña y recorre conmigo cada día el difícil camino del emprendimiento, y supe que tanto esfuerzo está mereciendo la pena. Ya lo creo!

 

Vi a SM el Rey D. Felipe VI lleno de esperanza, de gran responsabilidad, con el firme propósito de no querer defraudar. Y me sentí orgullosa de nuestro monarca.

 

Pocas horas tenía para recuperarme de tantas emociones, compartir momento con tantísimos personajes del mundo social, institucional, del deporte, de la cultura y del emprendimiento. Comenzaba el Congreso de Geriatría y Gerontología en Pontevedra, en el que participaba como ponente para presentar ante más de 400 expertos el Método Hoffmann, de tratamiento y cuidado a los mayores. Había que seguir, y seguimos, ya lo creo.DSC_4949

 

Increíble el equipo de Saraiva, del Grupo Sacendi, en Pontevedra. Personas jóvenes, llenas de entusiasmo, apostando por el mundo del mayor y abiertos siempre a la colaboración y a seguir creciendo. Lucía Saborido, Noelia López y Ricardo Fra nos dieron una lección de cómo tiene que ser un congreso pensando en los mayores y ha sido un honor compartir experiencias con tantos colegas, compañeros y profesionales del sector sanitario. Juntos podemos!

 

Apenas me dio tiempo de llegar a Madrid con tan buena experiencia en el Congreso de Geriatría y Gerontología de Pontevedra, y tenía que hacer de nuevo las maletas para participar en Girona en el Forum Impulsa y en el acto de la entrega de Premios, de nuevo con SSMM los REyes de España, de la Fundación Príncipe de Girona. Cuántos recuerdos. Justo, el 26 de junio, día de mi cumpleaños, de 2013, recibía yo de manos del entonces SAR Príncipe Felipe, el Premio a la Empresa.

photo1 (4)

 

Allí me reencontré con mi querido Felipe Campos, el alma de Itaca, entidad  volcada en la mejora de la vida de la infancia, la juventud y de las familias del barrio Collblanc-La Torrassa del Hospitalet de Llobregat. Juntos, con otros excelentes compañeros, recogimos el año pasado el Premio de la FPdG. Qué grandeza, estar tan cerca de gente gran grande!

 

Y, por fin, el sábado pude llegar a mi casa, fundirme en un abrazo con mi madre, contarle cada experiencia de estos días tan intensos, celebrar con ella mi cumpleaños y, sobre todo, tuve tiempo de sentirme afortunada: Tengo 37 años, un proyecto de vida personal y profesional, una pasión: los mayores, y a mi gente, ese grupo de personas que me acompañan, o me siguen, me apoyan o me respaldan. Gracias a todas y todos!

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *