Una Apuesta Internacional y de Futuro

Vuelvo a retomar mi blog en este 2016 llena de esperanza, de ilusión y más convencida que nunca de que nuestros mayores no sólo tienen presente, también futuro. Porque el mañana no es cuestión de prolongación de tiempos o de espera, es cuestión de vivir el presente para que haya un nuevo reto y esperanza por lo que levantarse cada día. Y si algo han hecho nuestros mayores, los que han creído y apostado –junto a sus familiares- por el Método Hoffmann, es que mejorar es posible y que debemos dar vida a los años y no años a la vida. Pues 12 años después, a pesar de las vicisitudes y dificultades, en eso seguimos. Pero con el orgullo de haber conseguido en este tiempo importantes casos de éxito.

 

Confieso que ha sido un año 2015 duro. Tan duro que se me puso a prueba. Pero ni en los peores momentos, ni cuando había quien estaba dispuesto a que no hubiera un mañana para mí y mi proyecto con los mayores, tuve dudas de que el esfuerzo y enfrentarnos a la sinrazón merecía la pena. Y pronto llegaron resultados en medio de la adversidad. Las cosas podían estar difíciles en España para una pionera como yo. Los emprendedores no estamos de moda en nuestro país se diga lo que se diga. Pero diferentes países de Iberoamérica me abrían sus brazos para conocer el Método Hoffmann al mismo tiempo que conseguíamos introducirnos en Asia, a través de Indonesia y Malasia.

IMG_2701

Qué momento y qué orgullo de que entre todos: los mayores y su demostración de que sí existe un mañana para ellos; sus familiares que a veces con la desesperanza de experiencias anteriores venían a nosotros con mucha angustia; y mi equipo, el que sigue a mi lado tras pasar, junto a mí, momentos muy difíciles, hayamos hecho posible día a día el mejorar la calidad de vida de las personas que llegan a la tercera juventud.

 

Nuestros proyectos, como NESS, nuestros centros de día Vitalia, la formación en el Método Hoffmann y el licenciamiento de nuestro método -la joya de la corona- nos mantienen vivos y coleando. Dispuestos a comernos el mundo, ese mundo que tan bien nos recibe y que reconoce que, en su momento, y desde mi España querida –esa que tanto duele como al poeta- conseguimos un método de tratamiento que ha revolucionado internacionalmente el cuidado de los mayores.

 

Queridos amigos y seguidores de mi blog. Volvemos para quedarnos, porque frente a lo que algunos pretendían, nunca nos fuimos. A vuestra disposición y, sobre todo y como siempre, a disposición de los mayores. Son nuestra razón de ser.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *